Mapa Solar de Canarias

Recurso Eólico de Canarias

 

 

Portal de Recursos Energéticos Renovables de Canarias


Documentación

Documentación
Enlaces
ago 04 2008
La Comisión Europea apuesta por los sumideros de carbono contra el cambio climático PDF E-Mail
lunes, 04 de agosto de 2008
La Comisión Europea apuesta por los sumideros de carbono para luchar contra el cambio climático a través del Proyecto ‘CO2SINK’

(Cordis.europa.eu).- La CE se ha comprometido a alentar a la industria para que reduzca las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y la investigación “desempeña un papel fundamental en este sentido”, afirmó el Comisario europeo de Ciencia e Investigación, Janez Potocnik. La acumulación de CO2 se considera la principal causa del cambio climático.

 Por ello, el proyecto CO2SINK financiado por la UE con 8,7 millones de euros, tiene como objetivo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero mediante sumideros de carbono o, dicho de otro modo, almacenando este gas bajo tierra. Al suscribir el Protocolo de Kioto, los países de la UE se comprometieron a reducir las emisiones de CO2 en un 8% entre el 2008 y el 2012. Las opciones son varias y la estrategia que está aplicando la UE para alcanzar este objetivo abarca varias facetas. No obstante, la captura y el almacenaje geológico parece ser la única solución que tiene el potencial para conseguir reducciones considerables de manera rentable en las próximas décadas.

El proyecto CO2SINK está a la vanguardia del desarrollo de las tecnologías adecuadas para posibilitar dicho almacenaje. El proyecto integrado CO2SINK recibe apoyo del 6PM y pretende colocar los cimientos para la captura y almacenamiento geológico de CO2. Esto se conseguirá inyectando CO2 en un acuífero salino cerca de la ciudad de Ketzin, al oeste de Berlín, donde se almacenarán hasta 60.000 toneladas a una profundidad de más de 600 metros durante los próximos 2 años. CO2SINK pretende aprovecharse al máximo de las propiedades físicas del CO2 y de los cambios que experimenta a presiones extremas bajo tierra: se densifica y se comporta más como un líquido que como un gas. Esto significa que se pueden almacenar enormes cantidades de CO2 en un espacio relativamente pequeño. La mayor parte de lo almacenado de este modo ocupa los espacios intersticiales de las rocas porosas. Esta tecnología no es tan novedosa, puesto que la industria del gas y la petrolífera vienen recurriendo al almacenaje subterráneo desde hace años, concretamente desde que descubrieron que inyectar CO2 en los campos petrolíferos mejoraba la extracción de petróleo.

En este proyecto, el CO2 se almacena a propósito en reservas de agua salina bajo el Mar del Norte por razones medioambientales. Hay más planes de almacenaje geológico en desarrollo y otros para comprobar su evolución han avanzado considerablemente. Una vez capturado el CO2, puede almacenarse de forma segura durante cientos o miles de años. Se han identificado grandes depósitos idóneos para el almacenamiento bajo la superficie terrestre y en los océanos y existen múltiples proyectos que exploran hoy en día la forma de desarrollar estas opciones. Para despejar los miedos del público al respecto de la seguridad del proyecto, se han implementado numerosas salvaguardias, entre las que se incluyen dos pozos de observación excavados con éxito hasta los 800 metros de profundidad y que se han equipado con la más moderna tecnología de sensores. La seguridad del almacén subterráneo se apoya también en informes de estudios exhaustivos. Al mismo tiempo, para garantizar la seguridad del almacén, la Oficina estatal de minería, geología y materias primas de Brandemburgo («Landesamt für Bergbau, Geologie und Rohstoffe», LBGR) ha colaborado en los aspectos técnicos y de seguridad durante la prospección, desarrollo y estudio del emplazamiento del almacén de Ketzin, y ha concedido las autorizaciones legales necesarias para la prospección. Es muy improbable que se produzca una filtración en el emplazamiento de Ketzin.

El riesgo de una liberación masiva e inesperada de CO2 se ha evitado mediante las mismas técnicas que se utilizan para tratar otros gases, como por ejemplo la elección de localizaciones adecuadas o geológicamente estables. La estabilidad geológica en el área de Ketzin es muy elevada. Son muchas las formas mediante las que se pueden reducir las emisiones de CO2, como el aumento de la eficiencia de las centrales eléctricas o la utilización de gas natural como combustible en lugar de carbón. Por desgracia, si no van acompañadas de otras medidas paralelas, estos empeños no conseguirán alcanzar la reducción necesaria de emisiones de CO2. La captura y almacenaje del CO2 producido por la combustión de carburantes fósiles podría ser parte de la solución a este problema. La descarbonización en la utilización de combustibles fósiles mediante la captura y almacenaje de CO2 ayudaría en la transición a un sistema energético sin carbono en un futuro.

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote
Smiley
Smiley
Smiley
Smiley
Smiley
Smiley
Smiley
Smiley
Smiley
Smiley
Smiley
Smiley

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy
 
Siguiente >